X

Década del Océano

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró el período de 2021 a 2030 como la Década del Océano.

El proyecto busca conectar personas y el océano, construir una base científica e incentivar conservación del ecosistema marino y la gestión de los recursos naturales de zonas costeras.

La Década del Océano busca alcanzar siete resultados involucrando diferentes públicos como:

Científicos

Organizaciones intergubernamentales

Organizaciones no-gubernamentales

Naciones e individuos

Institutos de investigación

Profesionales y sector privado

Pueblos tradicionales

Educadores y estudiantes

Deportistas

Artistas

Y muchos otros

La Fundación Grupo Boticário no podría estar afuera de este movimiento.
Al final, la conservación del ecosistema marino ha sido una de las prioridades de la institución a lo largo de su historia.

En los últimos 30 años, alrededor del 25% de los valores donados a proyectos fueron destinados a iniciativas volcadas a la conservación de los ambientes marinos – un volumen expresivo frente al fomento mundial para estudios en los mares, que normalmente es, según la UNESCO, de un promedio de 0,04% a 4% del total invertido.

Además, la Institución cuenta con el programa Conexión Océano, que busca fortalecer el proceso de comunicación a favor de la conservación de los ambientes marinos y costeros.

Una plataforma de conexión con periodistas, comunicadores, gente de influencia, investigadores y representantes de entidades públicas y privadas lanzada en el 2019, con la realización del evento Conexión, en Rio de Janeiro, en conjunto con la UNESCO en Brasil, Comisión Oceanográfica Intergubernamental (COI) de la UNESCO y el Museo del Mañana.

La más reciente entrega del Conexión Océano es la publicación Océano sin Misterios: Descubriendo los Manglares, que retrata la importancia de ese ecosistema para la resiliencia costera, biodiversidad marina y desarrollo social y económico, además de traer contenidos que se pueden compartir y orientación practica de comunicación.

Y no es solo eso: hasta el momento, la Fundación ya trabajó en el ecosistema marino con 139 instituciones y apoyó a más de 250 proyectos en toda la costa brasileña. Vea algunos de ellos:

TRASPLANTE DE CORALES

Investigadores de la da Universidad Federal de Pernambuco (UFPE) desarrollaron una tecnología inédita que puede ayudar a salvar especies de corales en riesgo de extinción. Los científicos crearon un dispositivo que innova la técnica de trasplante de corales a partir de la recuperación de fragmentos con pérdida de tejido. El dispositivo funciona como una especie de cuna, donde los fragmentos son mantenidos hasta que se recuperen y crezcan. Con ello, pueden ser reintegrados en sus hábitats, ocupando un rol clave en el equilibrio de los arrecifes.

Con el dispositivo, se cultivó la especie Millepora alcicornis, coral nativo brasileño conocido como coral-de-fuego, logrando que creciera 40% en solo tres meses. Por la misma tecnología, también fue posible cultivar el coral Mussismilia harttii, que aparece en la lista roja de especies en extinción.

CORALES DE PROBETA

Un proyecto pionero en el sur de Bahía está desarrollando una tecnología inédita en Brasil para crear un banco de gametos congelados de corales y, de esa forma, proteger especies de la extinción.

Desarrollada por la Red de Investigación del Instituto Coral Vivo, la iniciativa usa técnicas de criogenia y de reproducción asistida para asegurar que, en la eventualidad de que suceda algo muy extremo que lleve a la extinción de los corales, los mismos puedan volver a la naturaleza por las manos de la ciencia.

La investigación se divide en dos partes:
1. La congelación de gametos – que son las células sexuales de los corales (espermatozoides y óvulos);
2. La fecundación artificial en laboratorio.

El objetivo es el de conocer detalles de esas células y desarrollar protocolos de congelación, descongelación y reproducción específicos para cada especie de coral. En principio los estudios están siendo hechos con la Mussismilia harttii, una especie de coral amenazada y que existe solo en Brasil.

PROFUNDIDADES DESCONOCIDAS DE FERNANDO DE NORONHA

Una expedición marítima realizada por científicos brasileños y norteamericanos en el archipiélago de Fernando de Noronha (PE) resultó en el descubrimiento de, por lo menos, cuatro nuevas especies de peces, exclusivas del litoral brasileño.

Liderado por la Associación Ambiental Voz de la Naturaleza, el trabajo sucedió en dos etapas:
En la primera
, el equipo estuvo embarcado por 17 días realizando la exploración en aguas profundas.
En seguida después, fueron más de 12 meses de dedicación a la taxonomía de las especies comparando características morfológicas con centenas de otros peces para comprobar si se trata de animales inéditos para la ciencia.
Además de los cuatro descubrimientos, otras 15 especies fueron registradas por primera vez en la región. Se descubrió una nueva especie de pez góbido (Psilotris sp.), de pez-piedra (Scorpaena sp.), de pez-lagarto (Synodus sp.) y de pez-afrodita (Tosanoides sp.).

NIDOS ARTIFICIALES

Localizadas a 1,3 mil kilómetros de Espírito Santo, en el medio al Océano Atlántico, las islas de Cadena Vitória-Trindade abrigan alrededor de 130 especies de animales y plantas.

Algunas de ellas se encuentran apenas en aquel archipiélago y en ninguna otra región del planeta. Un ejemplo son las fragatas de trinidad, aves marinas con menos de 30 individuos en todo el mundo, consideradas críticamente amenazadas de extinción.

El principal motivo de la baja cantidad de población y la escasez de árboles en las islas es para que sirvan como local de reproducción.

Para asegurar la sobrevivencia de esos animales, los investigadores de universidades brasileñas y del instituto Chico Mendes de Conservación de la Biodiversidad (ICMBio) desarrollaron nidos artificiales, con réplicas de las aves y los sonidos que las aves emiten durante el apareamiento, para impulsar la reproducción.

¿QUIERE SABER MÁS SOBRE LA DÉCADA DEL OCÉANO EN BRASIL? HAGA CLIC AQUÍ.